Medicina Natural

Como proteger el hígado del alcohol

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas tiene diversas repercusiones sobre los principales sistemas del cuerpo, sobre todo los que participan en la digestión y metabolización.

Los compuestos tóxicos en el alcohol son absorbidos durante la digestión y más tarde filtrados por el hígado para evitar impactar la calidad de la sangre. Mientras que este órgano está diseñado para metabolizar el 90% de alcohol gracias a una enzima llamada deshidrogenasa, su función puede verse comprometida por un exceso de toxinas.

La exposición prolongada a este tipo de sustancias puede cambiar la estructura celular del hígado y causar problemas en la digestión de la grasa. A su vez, este daño a las células causa deterioro que con el tiempo puede causar enfermedades graves e impactar su calidad de vida.

El hígado es un órgano responsable de funciones vitales como la desintoxicación y la descomposición de grasa y proteínas, así como de mantener los niveles en orden de algunas hormonas.

La buena noticia es que hay hábitos y recomendaciones que ayudan a proteger el hígado de los efectos negativos de estas bebidas y otras fuentes de toxinas.

Si consumes alcohol sigue estos pasos para proteger tu hígado

Pon atención a los alimentos que consumes

Una dieta baja en grasas y equilibrada es una de las cosas más importantes a tener en cuenta para prevenir el daño hepático. La dieta juega un papel principal en el proceso de desintoxicación y puede trabajar para o contra las funciones del hígado.

Una dieta diaria de alimentos ricos en agua, antioxidantes y vitaminas estimula la eliminación de toxinas y previene el deterioro celular.

Algunos alimentos recomendados son:

  • Frutas rojas
  • Manzanas
  • Vegetales verdes
  • Sandía
  • Frutas cítricas
  • Melón

Comer menos alimentos procesados, una cantidad ​moderada de proteínas animales y menos carne roja también es fundamental.

Mientras que está bien comer estos alimentos de vez en cuando, lo mejor es abstenerse de comer durante unas semanas para disminuir la carga que este órgano tiene que soportar cuando tiene demasiadas toxinas.

Toma abundante agua

Beber de 6 a 8 vasos de agua al día es esencial para la desintoxicación saludable y la eliminación de líquidos.

Al igual que otros órganos, el hígado necesita grandes cantidades de este líquido para condiciones óptimas de trabajo.

También es la mejor alternativa a las bebidas gaseosas y azucaradas que pueden parecer hidratantes, pero en realidad son otra fuente de toxinas.

Evite las grasas hidrogenadas

Los aceites hidrogenados y el exceso de grasas saturadas son malos para la salud del hígado y conducen a un trastorno conocido como hígado graso.

El consumo regular debilita sus funciones y lo hace más susceptible al daño del alcohol y de las toxinas.

Se pueden encontrar en la margarina y algunos aceites como:

  • Aceite de maíz
  • Aceite de soja
  • Aceite de canola
  • Aceite de cártamo

Tomar aceite de coco

Tomar una cucharada de aceite de coco al día protege el hígado de las toxinas y las infecciones bacterianas.

El aceite de coco contiene 92 triglicéridos de cadena media, 6% de grasas monoinsaturadas y 2% de grasas poliinsaturadas que proporcionan beneficios muy notables a este órgano.

También tiene propiedades antiinflamatorias y antibióticas que minimizan los efectos negativos de las bebidas alcohólicas, cigarrillos y toxinas ambientales.

Realiza la cura del limón y aceite de oliva

Limón con aceite de oliva es un remedio tradicional que ayuda a limpiar el hígado y la vesícula biliar.

Es 100% orgánico, y gracias a su alto contenido de antioxidantes, promueve la eliminación de residuos y contrarresta el daño hepático causado por el alcohol.

Usted debe beber esto todos los días antes del desayuno, junto con una dieta baja en calorías saludables.

ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de jugo limón

Preparación

  • Mezcle la cucharada de jugo de limón con la cucharada de aceite de oliva y beba inmediatamente.
  • Después de media hora, beber un vaso de agua tibia y desayunar.

Repita todos los días durante tres semanas.

Opcionalmente, puede añadir un diente de ajo picadito, para hacer esta cura aun más poderosa y efectiva.

Poner estos hábitos en práctica pueden reducir al mínimo el daño del hígado que produce el alcohol después de una noche de uno o demasiados tragos.

Haga todo lo posible para evitar las bebidas alcohólicas y adoptar un estilo de vida saludable, su cuerpo y su salud se lo agradecerán.

Lo más visto

To Top