Medicina Natural

Nunca más vuelvas a comprar ajo y jengibre

Mala noticia para todos los supermercados: cualquier persona puede aprender a cultivar su propio ajo y jengibre. Solo precisas seguís los sencillos pasos que te daremos a continuación.

¿Cómo cultivar tu propio jengibre?

Existe una idea falsa que afirma que el jengibre es 100% raíz. Lo cierto es que se trata de un rizoma, por ello resulta tan fácil de cultivar. Sucede que cada pequeña perilla de jengibre puede llegar a convertirse en la base de una nueva planta de este alimento.

Lo más recomendable es que posea una raíz de jengibre. Más allá de esto, muchos vendedores del producto por lo general quitan los brotes para que tenga un aspecto más fresco. Asegúrate de buscar raíces y que estas tengas algún brote o se vean como que están a punto de brotar.

Hecho esto, recorta las zonas que parece que están a punto de iniciar un rizoma debido a que son la clave para lograr que crezcan nuevas plantas de jengibre.

Posteriormente viene la tarea de preparación. En realidad, el jengibre requiere muy poco cuidado para crecer, sólo procura brindarle las condiciones adecuadas para prosperar. Esta planta es tropical y crece en temperaturas cálidas y ambientes húmedos. Si no cuentas con este clima no te preocupes, los baños y cocinas son el entorno ideal del hogar para hacer crecer el jengibre.

Al plantarlo, fíjate que su rizoma esté mirando hacia arriba para así pueda crecer libremente. Ponle a la maceta tierra de la buena y sea rica en nutrientes. Además de esto, asegúrate de que esta no se seque y todo debería ir perfecto.

Luego de 10 meses, ya estarías en condiciones de cosechar la planta. No olvides guardar el rizoma para el siguiente lote y separa el jengibre cosechado en un cajón fresco y seco.

f1

¿Cómo cultivas su propio ajo?

Más allá de que el ajo no tiene su propio rizoma, aún así es muy sencillo de plantar y cosechar en casa. La clave del ajo es tener paciencia.

Al dejarlo solo, el ajo comienza inevitablemente el crecimiento de su propio pequeño brote verde. En el momento de plantar el ajo, opta por el diente que posea el brote de mayor tamaño. Ponlo 3 pulgadas bajo tierra procurando que el suelo esté húmero pero no te pases con el riegue. La hidratación excesiva puede generar que el ajo se pudra rápidamente.

Posterior a la cosecha, debes guardarlo en un lugar oscuro y fresco para prevenir que crezca moho. Así por aproximadamente 4 meses. Y ¡listo para utilizar!

Lo más visto

To Top