Medicina Natural

Pasos básicos para curarte de la artritis reumatoide

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la artritis reumatoide?

Cuando hablamos de artritis reumatoide nos referimos a la enfermedad crónica que afecta a las articulaciones y los tejidos que las circundan provocando su inflamación. Se trata de una enfermedad autoinmune que se produce cuando el cuerpo ataca por error a las articulaciones sanas porque las confunde con agentes extraños.

Las articulaciones principalmente afectadas por la artritis reumatoide son las rodillas, las muñecas, los dedos de la mano y los tobillos. Esta enfermedad provoca dolor articular, rigidez matutina, e incluso, en una etapa avanzada, puede llegar a generar la pérdida del rango de movimiento de las articulaciones.

Si bien esta condición puede afectar a cualquier persona, en general ataca a mujeres que se encuentran entre los 40 y los 60 años de edad. Asimismo, es una enfermedad bastante extendida dado que afecta a más de 1,5 millones de adultos a nivel mundial.

artritis021

Progreso

En su primera etapa, la artritis reumatoide comienza afectando las articulaciones más pequeñas, como por ejemplo los dedos. Pero, a medida que va avanzando, la enfermedad se extiende hacia las articulaciones más grandes como los tobillos, las muñecas y las rodillas.

Es de destacar que si alguien de tu familia padece de artritis reumatoide o de cualquier otra enfermedad autoinmune (como celiaquía, esclerosis múltiple o diabetes de tipo I), eres más propenso a desarrollar artritis reumatoide. A su vez, si ya padeces de esta condición, es probable que desarrolles alguna otra enfermedad autoinmune.

Diagnóstico

En realidad, no hay un examen médico que pueda determinar con certeza si usted padece o no de artritis reumatoide. Sin embargo, se toman en cuenta para su diagnóstico la combinación de análisis de sangre, síntomas y examen físico.

Los exámenes que el médico te puede pedir para ayudar a hacer el diagnóstico son las pruebas de factor reumatoide o la prueba de anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados (anticuerpos anti-CCP). También se suele pedir un análisis de sangre para buscar signos de inflamación o de autoinmunidad.

Tratamiento convencional
Debido a que la medicina tradicional se basa en aliviar los síntomas y no en buscar las causas de la artritis reumatoide, es que el tratamiento se centra en la prescripción de medicamentos de por vida. En primer lugar, cuando los síntomas son leves, al paciente se le dan fármacos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno. Sin embargo, a medida que aquellos medicamentos dejan de hacer efecto, la agresividad del fármaco va aumentando, prescribiéndose medicamentos como metrotrexato o hidroxicloroquina, los cuales conllevan una gran cantidad de efectos secundarios como la pérdida de médula ósea y daños en el hígado. No obstante, para evitar que tu cuerpo continúe atacando a tus propias articulaciones, es necesario considerar las causas subyacentes de la enfermedad y no solo sus síntomas.

Pasos para recuperarte de la artritis reumatoide

  1. Eliminación del gluten en tus comidas
    Debido a que el gluten es un alimento inflamatorio, se recomienda a todos quienes padecen esta enfermedad, que eviten su consumo. Además, el gluten puede afectar a tu intestino provocando que se vuelva permeable. Y si el intestino se vuelve permeable, el gluten puede entrar en el torrente sanguíneo y confundir así a tu sistema inmunológico, mediante el mimetismo molecular.
  2. Intestino sanoDado que, como mencionamos con anterioridad, si el intestino está permeable las toxinas y partículas de los alimentos que comemos se pueden pasar hacia el torrente sanguíneo, llamando a la autoinmunidad, es fundamental mantener al intestino sano. Para ello, evita los alimentos procesados y refinados, y basa tu dieta en alimentos fermentados de forma tradicional y sin pasteurizar.
  3. Tratamiento de las infecciones
    Localiza si tienes infecciones, y si es así, trátalas con antibióticos. Principalmente se debe buscar atacar a las bacterias del intestino como Prevotella copri y Proteus mirabilis, puesto que las mismas pueden causar intestino permeable. Asimismo, el virus Epstein-Barr también podría ser un causante de artritis reumatoide dado que los anticuerpos que buscan a este virus atacan por error a las articulaciones. Para tratar este virus puedes usar aceite de coco y monolaurina.
  4. Prueba de metales pesados
    Los seres humanos estamos expuestos a metales pesados por distintas cuestiones, desde el consumo de pescado hasta las condiciones del medio ambiente. Si padeces de artritis reumatoide, es aconsejable que te sometas a una prueba de tus genes MTHFR y hacer un test de quelación para determinar si tienes altos niveles de mercurio o plomo. El problema de la presencia de estos metales en el cuerpo es que dañan las células de los tejidos provocando que el sistema inmune las confunda con invasores extranjeros y, como consecuencia, las ataque.
  5. Prueba de micotoxinasLas micotoxinas son producidas por el moho tóxico que existe en ciertas áreas de la ciudad o en el lugar de trabajo. Debido a que se ha descubierto la gran influencia que tienen las micotoxinas sobre el daño del intestino y el sistema inmune, es importante que te realices una prueba de orina para determinar los niveles de micotoxinas que hay en tu cuerpo, para luego realizar el tratamiento adecuado.
  6. Reforzar el sistema inmunológico
    Si buscamos tener un sistema inmunológico fuerte, entonces debemos reforzarlo. Para ello podemos consumir suplementos como la vitamina D y ácidos grasos omega-3. La vitamina D, presente en los pescados grasos, el queso y las yemas de huevos, ayuda a regular el sistema inmunológico. En cuanto a los ácidos grasos omega-3, que se pueden encontrar en pescados y semillas, sirven para reducir la inflamación del cuerpo.

Si padeces de artritis reumatoide, prueba atacando las causas subyacentes.

Lo más visto

To Top