Medicina Natural

Qué nos vuelve más propensos a tener cálculos renales

Los cálculos renales son masas sólidas de minerales que se conforman por pequeños cristales y suelen ser muy dolorosos cuando se los padece. Si bien la misma orina suele impedir que estos cristales se formen, los cálculos renales son un problema muy común en pacientes de cualquier edad o género.

Además de provocar un fuerte dolor en la zona de las costillas, los cálculos renales pueden tener otros síntomas como: orina con olor intenso, náuseas, vómitos, fiebre, escalofríos y dolor al orinar. En este sentido, es preferible evitarlos (en caso de que sea posible). A continuación te enseñaremos qué te vuelve más propenso a padecer de cálculos en los riñones.

Qué nos vuelve más propensos a tener cálculos renales

cálculos renales

Los cálculos de calcio son los más comunes pero también los hay de otro tipo. Continúa leyendo para saber cuáles son los signos de advertencia de cálculos renales.

Insuficiencia de calcio

Debido a que, como mencionamos, la mayor parte de los cálculos renales se forman de calcio, muchos podrían pensar que consumir demasiado de este metal podría volvernos más propensos. No obstante, sucede lo contrario: es necesario consumir mucho calcio para evitar la conformación de cálculos puesto que el mismo se une a otras sustancias durante el proceso digestivo que le impiden ingresar en el tracto urinario y formar cristales.

Sobreconsumo de hojas verdes

comiendo-espinacas

Los vegetales verdes son muy saludables, pero siempre que se los consuma de manera equilibrada. Esto es así porque las verduras de hojas verdes son ricas en oxalatos.

Los oxalatos son sales que se unen al calcio y son excretadas por el sistema urinario. Sin embargo, si alcanzan un nivel muy elevado, no se llegan a expulsar y quedan alojados en la orina en forma de cálculos.

Alimentos con sal procesada

La sal que contienen los alimentos procesados es una de las principales causas de cálculos renales porque aumenta los niveles de calcio expulsados por orina. Si te gusta mucho la sal, puedes cocinar comida casera y agregarle una pizca de sal. Pero eso sí: evita completamente los alimentos procesados.

Poco consumo de cítricos

Los cítricos tienen un compuesto llamado citrato, una sal que regula la acidez y reduce el riesgo de padecer cálculos renales. Con añadir un poco de limón a tu bebida ya tienes la cantidad de citrato necesaria para evitar los cálculos.

Sobreconsumo de té

té-negro

El té también es un ingrediente rico en oxalatos, por eso es mejor consumirlo moderadamente. De hecho, el New Journal of Medicine informó sobre el caso de un hombre que por beber mucho té fue internado a causa de una severa insuficiencia renal.

Consumo de sodas

Las sodas son peligrosas para la salud en general pero además contiene ácido fosfórico, un compuesto que acidifica la orina y estimula la formación de cálculos renales. Además, su gran contenido de azúcares también entorpece la labor del sistema urinario e impide la expulsión del calcio.

Genética

Según la medicina, la capacidad para absorber el oxalato podría ser genética. Por esta razón puede suceder que tus padres te hereden sus cálculos renales.

No beber agua

No beber agua es el factor fundamental que lleva a la formación de cálculos renales. Lo más recomendable es beber más de dos litros de agua por día para que tu sistema urinario pueda trabajar en condiciones favorables e impedir la formación de cálculos en los riñones.

Ten en cuenta esta información para prevenir la formación de cálculos en tus riñones.

Lo más visto

To Top