Medicina Natural

Jugo de rabano para mantener tu hígado, vesícula y tiroides saludable

El rábano es uno de los alimentos que se ha usado desde tiempos muy antiguos para curar distintos tipos de enfermedades. De hecho, este alimento puede colaborar en el tratamiento de el hígado, alergias, sinusitis, problemas estomacales, vesícula y tiroides, además de ayudarte a rejuvenecer y sanar tu piel.

En el mercado se pueden conseguir de tres tipos: el rábano chino (también conocido como japonés) el rábano de invierno (o rábano negro) y el rábano pequeño o rabanito. Los tres tipos de rábanos comparten la mayoría de sus propiedades; sin embargo, hay algunos tipos que pueden ser utilizados más específicamente para algo. Por ejemplo, el rábano pequeño es muy empleado para tratar la vesícula y tiroides.

Vesícula y tiroides sanas, junto con un hígado saludable con este alimento

Si deseas tener un hígado, vesícula y tiroides completamente sanos, no puedes dejar de leer las propiedades del rábano y la manera como utilizarlo para combatir distintas enfermedades.

vesícula y tiroides

Propiedades del rábano

  • En un alimento excelente para combatir el sobrepeso, el colesterol alto, los triglicéridos altos y la toxemia.
  • Ayuda a limpiar y depurar el organismo.
  • Ayuda a combatir alergias.
  • Puede ser útil en el tratamiento de cálculos renales.
  • Es abundante en fibra, por ello ayuda a absorber las grasas del organismo colaborando para que sean eliminadas, lo que resulta en niveles de colesterol adecuados.
  • Ayuda a reducir la absorción de azúcares, los cuales a la larga se convierten en grasa dentro del organismo.
  • Es un alimento rico en yodo. Como sabemos, el yodo es fundamental para regular el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Ayuda a combatir el hipotiroidismo.
  • Es un antioxidante natural, por lo que ayuda a prevenir el desgaste y degeneración prematura de las células.
  • Tiene alto contenido de vitamina C, por lo que fortalece el sistema inmunológico.
  • Promueve la adecuada circulación sanguínea.
  • Ayuda a eliminar líquidos retenidos.
  • Mantiene la piel saludable.
  • Tiene un alto contenido de ácido fólico.
  • Tiene propiedades relajantes.
  • Se ha comprobado su eficacia en el tratamiento de la anemia, artritis, cáncer de colon, ciática riñones, vesícula y tiroides.

Recetas a base de rábano

A continuación, te mostraremos dos recetas maravillosas a base de rábano que no puedes dejar de tener a la mano.

Jugo de rábano para tratar los cálculos renales

Esta receta es útil para tratar los cálculos renales, pero también puede ser utilizada en caso de hepatitis, migrañas hepáticas u otro tipo de problemas de salud que tengan su origen en el hígado.

Ingredientes

  • De 4 a 5 rábanos negros.
  • 2 limones.

Preparación

Tritura los rábanos en la licuadora y agrégale el zumo de los dos limones.

Modo de consumo

Bebe éste preparado en ayunas durante 20 días. Durante ese periodo de tiempo es importante que se consuman al menos dos litros de agua al día.

Jugo de rábano para tratar enfermedades respiratorias

Esta receta puede ser utilizada para tratar enfermedades de tipo respiratorio, tales como la sinusitis y la bronquitis, pero también puede ser útil para disminuir los síntomas producidos por la artritis.

Ingredientes

  • 4 rábanos.
  • Un trocito de jengibre.
  • El zumo de 4 limones.
  • Media taza de miel.
  • Medio vaso de agua.

Preparación

Vierte todos los ingredientes en la licuadora y tritura bien hasta formar una pasta espesa. Conserva en un frasco de vidrio, con tapa, dentro de la nevera.

Modo de consumo

Toma una cucharada de esta pasta 3 veces al día.

Lo más visto

To Top